Sábado, 16 de Diciembre de 2017
Resistencia - Chaco - Argentina
Alejandra Stamateas
Viernes, 11 de agosto de 2017
Él es casado, pero me gusta…
Ella es soltera y él, después de varios años de casado, está algo aburrido en su matrimonio. Ambos comparten un mismo ámbito. Tal vez trabajan juntos, van al mismo gimnasio o los hijos de ambos concurren al mismo colegio, por lo que se cruzan todos los días en la puerta. A ella le gusta él, le resulta atractivo, y como cree que el hecho de que esté casado es un límite que los protege, se permite cierto histeriqueo.

Ambos comienzan a jugar con fuego. Como no ponen un freno, poco a poco, sin que se den cuenta, el coqueteo se convierte en un enamoramiento muy fuerte que ninguno de los dos imaginó. Empiezan a verse a escondidas. Ella siente que rejuvenece, pero a la vez, con el tiempo, se va generando en su interior una gran frustración, porque sabe que nunca se va a concretar una pareja, ya que él está casado.

Obviamente, él le da mil motivos por los que no puede dejar a su esposa. Ella sufre, se amarga, siente que se le está pasando la vida y no llega a nada con ese hombre. Y tiene razón, porque cada uno tiene proyectos diferentes para la relación: él solo quiere una amante que no le pida nada, que no le exija nada, y el plan de familia que ella tiene en su cabeza no coincide con el de él.

¿Te resulta conocida esta historia? Muchas mujeres viven situaciones parecidas. Ahora bien, ¿se puede evitar todo este embrollo, todo este dolor? Claro que sí. ¿Cómo? Poniendo un freno. Y el momento para hacerlo es cuando la mujer piensa en avanzar, en permitirse el coqueteo con ese hombre que está casado.

Hay mujeres que pueden ponerse ese freno y mujeres que no. Las que sí pueden hacerlo son las que tienen claro cuál es el propósito, el proyecto para sus vidas. Las mujeres que no saben cuáles son sus metas terminarán siendo amantes, la segunda opción de alguien. Cuando conocemos nuestro propósito somos mujeres maduras y sabias que decimos: “Yo quiero formar una pareja y tener una familia, por eso, no le puedo hacer de amante a un hombre casado, porque sé que hacerle de amante no me va a llevar a todo lo que estoy anhelando para mi vida”. Tenés que descubrir para qué naciste, para qué estás en este mundo y hacia dónde vas a dirigir tu vida: ¡no podés ser la segunda opción de nadie!



 
 
 
 

redaccion@eschaco.com | direccion@eschaco.com
0362 - 15413281 / 0362 - 154647631
Copyright ©2013 | www.EsChaco.com
Todos los derechos reservados.