Viernes, 24 de Septiembre de 2021
Resistencia - Chaco - Argentina
Por Olé
Lunes, 12 de julio de 2021
Argentina, un equipo serio y un gran campeón
La mayor virtud de este Seleccionado rey de América es el sentido colectivo: cada uno en su rol, con Messi como abanderado.

Son las manos salvadoras de un Dibu Martínez que llegó para quedarse, ganándole el puesto a un pesado como Franco Armani. Es el tobillo ensangrentado de Montiel, una fiera como lo es en River. Demostró este sábado por qué es el mejor lateral del país, serio en la marca y proyectándose. Es la rodilla al límite de Cuti Romero, jugando con el corazón. Volvió y, a pesar de los dolores y la inactividad de dos semanas, cumplió un partido perfecto en 80 minutos. Una garantía que muchos desconocían hace un tiempo. Es la personalidad y la garra de Otamendi, metiendo, cruzando, sin achicarse, como alguna vez lo hicieron Daniel Passarella o el Cabezón Ruggeri. Tantas veces criticado, hoy se ganó unos aplausos enormes. Es el ida y vuelta de Huevo Acuña que parece tener veinte pulmones, que va al ataque y redobla esfuerzos cuando tiene que defender, pese a no ser un tres natural.

Es el todo-terreno De Paul, con partido consagratorio. Apareciendo por todos lados, con visión para ponerle una pelota bárbara a Di María a la espalda de Lodi, al que encima tenía estudiado. Jugó, corrió, metió. Rueda de auxilio en defensa e importante también para la ofensiva. Demencial. Es el pie fino y la personalidad de Paredes, muchas veces discutido por no ser un 5 de oficio. Dejó el frac y se calzó el overol en los 50 y pico de minutos en cancha. La amarilla lo obligó a salir antes de la cuenta. Es la inteligencia de Lo Celso, ese zurdito nacido en Rosario Central que cuando se suelta, muestra toda su categoría. Y que no tiene problema para bajar y dar una mano cuando las papas queman. Belleza y sacrificio combinados, como por ejemplo, cuando tuvo que tirarse al piso y revolear a Neymar.


Es la gran revancha para un Angel Di María, con una definición soberbia en pleno suelo brasileño. Fideo, quien siete años antes no había podido estar en la final del Maracaná contra Alemania en el Mundial, tuvo un partido soñado. Merecido también para un tipo de enorme jerarquía y que la remó contra viento y marea. Actuación para enmarcar. Es la presión constante y el esfuerzo, a pesar de no haber tenido ninguna clara en esta final, del Toro Martínez. Otro que dejó el alma en el verde césped. Argentina es todo eso. Es un equipo con todas las letras, demostrándolo fehacientemente contra Brasil y en su casa. Es un gran grupo humano que se coronó en cancha. Y ése es el principal mérito del DT Scaloni: hizo una renovación y logró formar un colectivo en el que tiran todos para adelante, cada uno con sus claras funciones, sin caras largas y en el que todos, jóvenes con algunos con más batallas, tienen una oportunidad. Con el diario del lunes es fácil decirlo, sin dudas, pero sus decisiones antes del partido y durante, dieron frutos concretos. Un pleno para un entrenador poco experimentado, observado y analizado constantemente. Hoy tuvo su primera gran alegría. También, muy bien ganado. Y una bocanada enorme de aire para que siga trabajando, ahora con mayor paz, y con mayor espalda para seguir desarrollando un proyecto pensando en Qatar 2022.


Ah, claro. Faltaba alguien: Lionel Andrés Messi. ¿Qué decir de este hombre? Ya está todo dicho. Solamente, agradecerle. El fútbol, después de tantos palos sufridos a nivel selección, le brindó el ansiado regalo con la Celeste y Blanca. Con su querida Argentina. Capitán, voz de mando, personalidad y hasta entrega cuando las cosas no le salieron, como la jugada a los 30 minutos del primer tiempo tirándose a barrer. Como uno más a pesar de su condición de genio y crack. El que pregonó con el ejemplo. El premio a tantos viajes, a tantos kilómetros recorridos, a tantos partidos jugados. Se acabó el karma, atrás quedaron las derrotas -muchas injustas- del pasado. Gritalo, Leo. El que más se lo merece. Gracias, festejá 10. Festejá, Messi. La imagen más linda, levantando la Copa.


rgentina mostró en la final que es un equipo serio y que obviamente puede seguir creciendo en lo futbolístico pensando en el futuro, con recambio y juventud apoyados en algunos hombres más grandes. Gran combinación. Es un justo campeón. Felicitaciones.



 
 
 
 

redaccion@eschaco.com | direccion@eschaco.com
0362 - 15413281 / 0362 - 154647631
Copyright ©2013 | www.EsChaco.com
Todos los derechos reservados.