Viernes, 22 de Noviembre de 2019
Resistencia - Chaco - Argentina
*Por David Héctor Pagano
Miércoles, 30 de octubre de 2019
Una breve reflexión sobre Chile: Espiando por la cerradura
El vecino país de Chile entra en crisis; estallido social, manifestaciones, toque de queda, tiros, abrazos, juventudes, incendios, danzas, saqueos. Estas imágenes impregnan las redes sociales y no son los medios de comunicación hegemónicos los principales voceros sino los amigos y conocidos quienes nos cuentan sobre la veracidad de los hechos, cuentan que suceden desapariciones, torturas, muertes y vulneraciones de todo tipo. La tristeza irrumpe y ya no podemos ser observadores pasivos, porque estas imágenes nos interpelan y nos sumergen en las más tristes de las memorias colectivas de nuestra patria.
Imagen Diario El Siglo



Las calles están repletas de jóvenes que sin miedo miran a los ojos de agentes carabineros y le dicen lo que piensan, sin titubear sin más arma que la propia voz impregnada de dolor e indignación.

El presidente chileno decreta toque de queda y empieza la represión, multitudes son violentadas, baleadas y azotadas por las fuerzas de seguridad. Ya no son solamente jóvenes sino pueblo en la calle. Los medios dicen que son solo manifestantes pero todo dice que es el pueblo que se manifiesta.

El pueblo en la calle llora pero también baila y canta, hay desahogo, empuje y fuerza en la lucha.

Hasta hace unos pocos días se mostraba al hermano país de Chile como un modelo de implementación de políticas neoliberales, un país donde la educación no es pública, donde la vida se paga a crédito igual que en el país del norte, el capitalismo se jactaba de tener su “modelo” entre los países del sur.

Pero irrumpió en la historia “el pueblo”, como fuerza colectiva que denuncia las desigualdades, los dolores y los sufrimientos, pero que también grita su identidad y quema con su fuego.

Nos encontramos finalmente que al mirar por la cerradura al “vecino de al lado” pareciera haber un espejo que nos refleja y ya no se trata de otros, sino de nosotros.

La empatía nos hace sentir que nuestra lucha va quedando chica y de pronto se van generando las condiciones simbólicas y materiales para una Patria Grande y Latinoamericanista.




*Profesor en psicología por el Instituto Superior Domingo Faustino Sarmiento. Especialista en Políticas, programas y proyectos socioeducativas por el Instituto Nacional de Formación Docente. Diplomado en liderazgo para la Transformación por la Universidad Nacional de San Martín. Tesista de Licenciatura en Psicopedagogía de la Universidad de la Cuenca del Plata.



 
 
 
 

redaccion@eschaco.com | direccion@eschaco.com
0362 - 15413281 / 0362 - 154647631
Copyright ©2013 | www.EsChaco.com
Todos los derechos reservados.