Jueves, 20 de Junio de 2019
Resistencia - Chaco - Argentina
Por Delfo Rodríguez para la Revista CIMA
Jueves, 06 de junio de 2019
María Gómez: Ser bombero, la vida como parte de la causa
Es la Jefa de los Bomberos voluntarios de San Fernando. Una vida dedicada a servir al prójimo sin límites, en cada momento y ocasión que el deber la llama.

La vida de un bombero implica la entrega total, en cuanto a su vocación de servicio no hay término medio, porque jamás se puede dimensionar el tamaño del siniestro a combatir, como tampoco se puede prever lo que sucederá. Aunque se trabaje mucho y todo el tiempo en la prevención, en que la población tome conciencia de lo que significa el peligro por lo inminente.

Los hechos siniestros ocurren y cuando se producen, se debe actuar, y para ello es prioritario estar preparados. La contextura de la persona dedicada a este oficio, se supone, puede resistir cualquier embate y situaciones riesgosas, pero es inimaginable el tamaño de un acontecimiento y si ese voluntario no va a sufrir ningún tipo de consecuencia. En virtud de ello deberíamos pensar que la mujer, por estructura física-corporal menos, pero su ventaja está en la formación. Su fortaleza radica allí, es el caso de María Gómez, la Jefa de Bomberos Voluntarios de San Fernando.

Un corazón solidario y un espíritu indomable hacen de ella la más aguerrida en cada caso y la más intrépida a la hora de entrar en acción. “Nosotros vivíamos en Villa Ercilia, somos un familia numerosa con padres muy trabajadores. Mi papá se llama Marcelo, dedicó toda su vida a la carpintería, mientras que mi mamá, Nélida López, trabajó siempre en la salud pública, ahora ambos están jubilados. Somos 11 hermanos, yo era la cuarta, razón principal por la cual la vida no resultó nunca sencilla para nosotros. Pero a pesar de todas las dificultades nuestros padres se esforzaron para que no nos faltara nada, aunque siempre tuvimos carencias, nunca fueron las elementales”.

“Cuando tenía 5 años nos mudamos a Villa Don Alberto, a los 11 años comencé a trabajar como niñera, la situación económica hizo que así fuera. A medida que fui creciendo, me tomaron como empleada doméstica, para el lavado, planchado y otras tareas. A pesar de todo pude concluir la primaria, aunque no así la secundaria, eran momentos duros en casa, mis padres se separaron y hubo que afrontar, junto a mi madre, todo lo concerniente a la casa”, relata María.

La vida, en esos años, no la trató muy bien, pero ella supo afrontarla. A los 17 años creyó haber conocido el amor y formó pareja con quien, a la postre, fue el padre de sus hijos, Nahuel, Leo, Daiana y Alejandro, hoy adultos que la han convertido en abuela, siendo el principal motivo de su vida, una verdadera familia que hicieron olvidar aquellas escenas de violencia que tanto daño le hicieron.

Ella es una mujer valiente que sabe afrontar las situaciones con la mayor entereza. La vida continúa se dijo a sí misma, su derrotero fue el trabajo, como medio indispensable para no abandonar. Trabajó como contratada en distintas ocupaciones, luego ingresó en una de las más reconocidas prestadoras de televisión por cable, más tarde fue secretaria privada del ministro de Desarrollo Social, Luis Bernasconi, desde ese lugar pasó al Ministerio de Educación, al que pertenece actualmente, pudo terminar su escuela secundaria y realizó un curso de Paramédico, que le fue muy útil en su ocupación actual.

Durante este lapso de mucha vertiginosidad en su vida, descubrió su pasión por el trabajo de los Bomberos Voluntarios. Se enroló y, con el paso del tiempo, méritos de por medio y mucha perseverancia, hoy es la Jefa de Bomberos Voluntarios San Fernando, Resistencia.

Este año estando en Rosario, mientras participaba de un Encuentro de Bomberos de la Argentina, fue distinguida por su labor y aporte a la comunidad de su provincia, en el marco del Día Internacional de la Mujer. Un hecho sorpresivo y merecido a la vez. “Siempre me gustó la actividad de los bomberos, pero cuando mis hijos eran pequeños no me podía dedicar. Esperé el tiempo necesario y, cuando ellos crecieron y se podían valer por sus propios medios, ingresé a las filas de los Voluntarios.

Actualmente hay dos de ellos que están conmigo, son parte de la dotación del cuartel y me acompañan. Eso para mí es muy gratificante”. “Uno de los motivos principales por el que me atraía ser bombero, es que siempre sentí la necesidad de ayudar a la gente. De una u otra forma siempre lo hice, pero no me completaba la forma, era muy esporádico todo. Pensaba en que el compromiso debía ser mayor y más efectivo, eso más quenada me llevó a tomar la decisión. Luego, cuando ya pertenecía al plantel, me di cuenta que era una vocación. Esto es algo que reafirmo en cada situación difícil que me toca vivir”.

“Los comienzos fueron muy difíciles, todo era muy precario, teníamos muchas carencias, ni siquiera un lugar para estar en la guardia. Con el tiempo conseguimos una casilla, pero solo eso, carecíamos de lo mínimo y elemental para estar allí. Incluso no había lugar para el estacionamiento de las unidades, estaban paradas en un terreno de tierra que, cuando llovía, no podíamos salir. Recuerdo una noche que nos llamaron por un incendio que incluía un rescate, tres niños que estaban en peligro, llovía torrencialmente, las autobombas y las unidades de rescate quedaron atascadas en el barro y no pudimos salir.

Me invadió una terrible impotencia, la angustia se apoderó de mí y no paré de llorar, pensando en esos niños, toda la noche. Una jornada angustiante muy difícil de olvidar. Pero a partir de ese hecho todo cambió y el cuartel fue creciendo. La ayuda no se hizo esperar, se construyó la plataforma de hormigón y nunca más dejamos de salir. Pero además del equipamiento técnico, los vehículos conforman una de las mejores flotas. Nuestro cuartel es un modelo de lo que debe ser un edificio para este tipo de trabajo. La guardia tiene todo, eso facilita la tarea y que cada bombero esté preparado de la mejor forma para salir ante cualquier emergencia”.

La vida de María no ha sido fácil, desde pequeña las inclemencias han estado a la orden del día. Sin embargo, tuvo la virtud de transformar todo lo negativo, llevándolo a la máxima expresión de solidaridad y su capacidad de dar amor es infinita. Es Jefa del cuartel pero no cobra por ello, parece increíble, pero es así. Sus ingresos dependen de un cargo como celadora en el Ministerio de Educación. Es una apasionada que vive cada instante en su actividad con intensidad.



SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

"A veces son sentimientos encontrados, los que padecemos como bomberos, el sentir muchas veces que hacemos hasta lo imposible y nada alcanza para salvar una vida, un bien. Las tristezas que a diario vivimos, y muchas veces el nudo en la garganta que se nos hace y aún así contenemos nuestras lágrimas porque debemos mantenernos fuertes. Nuestra profesión es dura, sacrificada, llena de emociones, las cuales muchas veces nos juega en contra", se sincera María ante ESCHACO.







LA ANÉCDOTA

Hay un hecho que por natural no deja de ser importante.Un patrullero se encontró con una parturienta que subieron al móvil para llevarla al hospital, pero el tiempo apremiaba. En ese momento pasaba María con su uniforme de la empresa de cable, le consultaron si se animaba a ayudar y no lo dudó, asistió a la futura madre. Había que cortar el cordón umbilical y no había con qué, sus zapatillas (eran nuevas), utilizó sus cordones, previa desinfección en alcohol y procedió al corte.

Todo salió muy bien, terminada la tarea llegó a su casa conla chaqueta ensangrentada, al verla sus hijos se alarmaron, y no entendían la sonrisa plena en su rostro.

Esta situación es una síntesis de lo que humanamente es María y el por qué es parte de la Dotación de Bomberos de San Fernando. Personajes como María muchas veces pasan desapercibidas en la sociedad, pero no pueden faltar en ella.

Se vuelven imprescindibles, nacieron para servir y lo hacen de la mejor manera, con actitud y corazón. Es hija, madre y abuela, su mayor tesoro es la familia -sus cuatro hijos y sus tres nietos- vive por ellos y para ellos, pero además, la mayor parte de su tiempo la dedica a quien la necesite.





Fotos: Jorge Tello





 
 
 
 

redaccion@eschaco.com | direccion@eschaco.com
0362 - 15413281 / 0362 - 154647631
Copyright ©2013 | www.EsChaco.com
Todos los derechos reservados.