Viernes, 20 de Octubre de 2017
Resistencia - Chaco - Argentina
Alejandra Stamateas
Martes, 16 de mayo de 2017
Estoy muy estresada, quisiera largar todo y salir corriendo
Todas las mujeres hemos vivido situaciones frente a las cuales quisimos salir corriendo porque sentimos que nos superaban, que no teníamos la capacidad para hallar soluciones. A diferencia del hombre, que frente a una amenaza ataca o huye, la mujer se interpone para proteger: cuando alguien quiere atacar nosotras nos quedamos en el medio, nos interponemos entre el atacante y lo que estamos defendiendo. Cada situación en la que tuvimos que interponernos para detener un ataque queda grabada en nuestra memoria, entonces, cuando percibimos alguna señal de que nos puede pasar algo parecido, volvemos a estar alertas.


o sabemos si eso está ocurriendo o no, pero nuestro sistema de alerta ya está activado. Recordamos lo que sucedió en el pasado y volvemos a sentir toda la ansiedad y la angustia de aquel momento. Entonces, decidimos que no nos vamos a quedar quietas defendiendo, esta vez vamos a huir. Y la manera que tenemos las mujeres de huir es a través de la ansiedad. La ansiedad, los ataques de pánico son una manera de salir corriendo frente a una alarma que se enciende dentro de nosotras. Aunque ahora no hay peligro, hacemos una asociación con otra situación parecida del pasado, y como el miedo quedó grabado, la alarma se nos activa de todos modos.

Ahora, bien, ¿qué podés hacer frente a esto?

1. Cada vez que te venga una crisis de ansiedad, pensá que todo se debe a que en el pasado viviste alguna situación parecida y ahora temés que vuelva a repetirse. Date cuenta que estás adelantándote a algo que no ocurre y ni siquiera sabés si va a ocurrir, y así, podrás entender que no hay motivo para que se te dispare la ansiedad.

2. Confiá en que podés resolver ese y cualquier otro problema que llegue a tu vida. ¡Tenés capacidad y potencial para hacerlo!

3. Buscá una red de apoyo, gente que te ayude a que no te protejas más de una herida que no tiene nada que ver con tu presente.

Querida mujer, ya no vivas en el pasado; no permitas que un enemigo imaginario te deje encadenada al dolor, impedida de crecer y ser feliz. Sos una mujer adulta, sabia, que aprendió de las experiencias y que está capacitada para resolver todos los problemas que se le presenten.



 
 
 
 

redaccion@eschaco.com | direccion@eschaco.com
0362 - 15413281 / 0362 - 154647631
Copyright ©2013 | www.EsChaco.com
Todos los derechos reservados.