Viernes, 30 de Octubre de 2020
Resistencia - Chaco - Argentina
Por Silvia Morales para la Revista CIMA
Domingo, 02 de febrero de 2020
Diana Delssin: Vivir entre aromas y sabores
Desde muy pequeña sintió en sus fibras que cocinar era su preciado deseo. Siguió la voz de su instinto y escuchó cuantas voces le hablaran de las delicias gastronómicas. Su primer inspirador fue su papá.


La comida tiene la particularidad de ser “multifuncional”. Además de resultar el abc de la nutrición de los animales -dentro de los cuales estamos los humanos- suele ser la excusa para una reunión de amigos, de familiares, de transmisión cultural, de recurso genuino de ingresos o, todas estas posibilidades conjugadas.

Con Diana tenemos la posibilidad de abordarla desde varias de estas funciones. Ella nació en Resistencia y a los 18 años se fue a Posadas buscando lo que suponía en su ciudad natal no había. El tiempo le permitió comprender que no era tan así y decidió volver.

Su niñez fue parecida a la de cualquier niña aunque algo la distinguió, quizás producto de una realidad hogareña que era diferente para ese momento. Su papá Darío Delssin, tenía una empresa de camiones pero, también, un programa de televisión, Sapucay, donde él cocinaba. Su mamá Chichita Romero se ocupaba de actividades bancarias y no era muy adepta a la cocina, esa era una tarea que, con naturalidad, resolvía papá Darío, y, completando su núcleo familiar, su hermana Analía.

Desde pequeña, entre los 6 y 9 años cuando le decía a su mamá “me gustaría comer tal o cual menú” la mamá respondía: “hay ingredientes… si querés podés hacerlo vos”.

Razón por la que se animó a guisos, empanadas y pasteles fritos. Así fue incursionando en el mundo de las ollas. A poco de andar entendió que cocinar era una acción que despertaba en ella grandes sensaciones satisfactorias y se animó a más. “Un día me levanté pensando que si a varios les gustaba lo que hacía, podía resultar una buena manera de tener ingresos propios, entonces decidí elaborar empanadas y pasteles fritos que los vecinos me compraban y yo, con ese dinero me compraba cosas que quería”.

Entre juego y realidad Diana fue forjando esta fortaleza suya y adquiriendo otra dimensión en su vida, a tal punto que con certeza supo que de esto iba a vivir. Al salir del mero juego y pasar a reconocer lo que quería ser cuando fuese grande, la cuestión no era una mera hipótesis, era un objetivo para el cual debía profundizar sus conocimientos y enfocar a qué tipo de gastronomía pretendía apuntar.

Si bien sus raíces paternas son italianas y, es sabido la influencia que esa idiosincrasia ha tallado en muchas provincias argentinas, pues las corrientes migratorias más numerosas en el primer tramo del siglo pasado eran, preponderantemente,de España e Italia, en la franja central del país y, un tanto más diversa, en el sector noreste, predominó la inmigración alemana, polaca, húngara marcó una notable diferencia.

Tal vez producto de esta particular mixtura el paladar de Diana fue trazando el camino sobre el que quería transitar. Asimismo, las influencias culturales autóctonas la cautivaron, más precisamente las guaraníes. Si tantos pueblos originarios lograron la supervivencia con lo que la Madre Naturaleza les ofrecía por algo habría de ser.

Si bien el Chaco hace gala de una importante ganadería bovina, no menos importante es el desarrollo de los campos arroceros y la cría del pacú, dos pilares fundamentales de la alimentación chaco-formoseña.



“Las influencias culturales autóctonas la cautivaron, más precisamente las guaraníes”.



La chaqueña concentró su atención en esto y se propuso que el país entero conociera su lugar en el mundo desde el paladar. Hace poco más de cinco años, se presentó a un casting de Cocineros Argentinos (TV Pública), donde resultó 1º en su provincia y 3º a nivel nacional. Indudablemente, eso abrió muchas puertas que continúan en ese estado, porque ella se encarga en lo cotidiano de que esa llama no se apague.

Tiene especialidades, entre ellas el chipá guazú pero hecho soufflé. Más allá que su caballito de batalla se centra en el pacú y el surubí El maridaje de los vinos con el menú, ¿es un mito o una realidad?

-No afirmo que sea un mito. Sí estoy en condiciones de decir que hoy la cerveza, en sus múltiples variedades dentro de las artesanales y las industrializadas, son excelentes acompañantes para los platos más diversos.



SU CURRÍCULUM


“Mi papá quería que fuese universitaria, eso me condujo a emigrar a Posadas donde estudié Licenciatura en Genética pero, a pasitos de recibirme, dejé todo y me fui a Buenos Aires a la escuela del Gato Dumas. Trabajé en varios restaurantes e inauguré otros tantos en Chile”.

Participó en El gusto es nuestro programa de la TV Pública del Chaco.Fithet Expoalimentaria Latinoamericana (Buenos Aires).

También trabajó codo a codo con historiadores, sociólogos, antropólogos para elaborar el Manual de Gastronomía Chaqueña
.
Formadora de Cocineros, a los que puede acudir -sin preaviso- por ejemplo en sus frecuentes eventos donde debe cocinar para 6.000 ó 7.000 personas.


ALGUNOS DETALLES DE SÍ MISMA

“Estuve en pareja con una gran persona, con quien compartimos la profesión y nuestra hija Malena. Por ella decidí volver a Resistencia para darle una infancia bonita, de jugar en la vereda, andar en bicicleta. Cuando regresé pude sentir en el alma y la piel todo el afecto de mis coprovincianos”.

Diana Delssin es una persona cálida, familiera, con notable sensibilidad. Cuenta con la compañía más valiosa: Malena, una niña “todo terreno” que es la acompañante designada cuando mamá debe trasladarse a ejecutar algún compromiso gastronómico multitudinario.






 
 
 
 

redaccion@eschaco.com | direccion@eschaco.com
0362 - 15413281 / 0362 - 154647631
Copyright ©2013 | www.EsChaco.com
Todos los derechos reservados.