Miércoles, 26 de Junio de 2019
Resistencia - Chaco - Argentina
Error en Base de Datos: [MySQL][ODBC 3.51 Driver][mysqld-5.7.17-log]Duplicate entry '2019-06-26' for key 'fecha'Error en Base de Datos2: [MySQL][ODBC 3.51 Driver][mysqld-5.7.17-log]Duplicate entry '2019-06-26' for key 'fecha'Error en Base de Datos3: [MySQL][ODBC 3.51 Driver][mysqld-5.7.17-log]Duplicate entry '2019-06-26' for key 'fecha'Error en Base de Datos4: [MySQL][ODBC 3.51 Driver][mysqld-5.7.17-log]Duplicate entry '2019-06-26' for key 'fecha'
Por Delfo Rodríguez para la Revista CIMA
Viernes, 12 de abril de 2019
Coqui Ortíz: La canción como resultante de lo que hay para decir
Ciudadano ilustre de Villa Centenario, cantante popular y compositor, su música es parte esencial del acervo nativo de la provincia. Sus temas siempre tienen algo para contar.



Es uno de los artistas más queridos y respetados por su vínculo con la gente, a través de sus canciones. Un juglar de barrio que llegó a los escenarios para entregar en cada presentación un mensaje: la vida es el producto de lo que uno ha transitado, de lo que ha leído, lo que ha visto y lo mucho que se ha compartido, pero principalmente de lo que ha sentido, de sus emociones.

Su familia ha dejado en él una marca indeleble. Cada uno de ellos, y muchos de sus amigos, le mostraron el mismo camino por medio de invalorables principios éticos y morales. Esas enseñanzas y los inolvidables momentos compartidos es lo que hoy, en la profundidad de su ser, le genera la necesidad de contarlos y la mejor forma que encontró fue a través de sus canciones, en definitiva lo mejor que sabe hacer.

“Nací en el Interior del Chaco, soy el menor de cuatro hermanos, en un pueblito que se llama Colonias Unidas. Mi crianza fue en Resistencia, cuando tenía un año mi familia se trasladó a la capital y se afincó en Villa Centenario”. “Mis recuerdos tienen que ver con este barrio donde vivo, ya que siempre estuve en él, y actualmente, continúo en la misma casa. Mi padre se llamaba Benigno y mi vieja, Cecilia. Él nació en Corrientes y trabajó en varios rubros, y llegó a ser Juez de Paz del pueblo, no era abogado ni experto en Leyes, ejerció esa función como un cargo honorífico elegido por los propios habitantes del lugar, por ser un ciudadano respetable.

En su última etapa ejerció el cargo en Puerto Vilela, un poblado cercano a nuestra Capital. Mamá era ama de casa. Tengo tres hermanos, el mayor falleció en un accidente, y dos hermanas que me llevan más de 10 años. Papá falleció cuando yo tenía 17 y me crié al amparo de mi hermano mayor, le decía Quico y a mí Coqui. Él ejerció la función de padre pero fue un gran amigo y quién influyó en mi inclinación por la música y las letras”.



LA FORMACIÓN

“La nuestra fue una vida de familia común, sin lujos, muy unida y con valores importantes. Mi formación tiene toda esa esencia barrial, donde el compromiso social era prioritario y marcaba las normas principales en cada uno de nosotros. Los viajes que hacíamos en vacaciones eran a Corrientes o Misiones, a visitar los parientes paternos y maternos, papá era correntino y mamá misionera. Nuestro primer auto lo tuvimos en los 80 y era modelo 60, lo cual era otra demostración de la existencia simple de un grupo familiar compuesto por trabajadores, incluso mis hermanas. Concluyeron la secundaria y el paso siguiente fue conseguir un empleo y continuar esa tradición familiar, un poco impuesta, por nuestra raigambre social.

Pero dentro de ese contexto rescato que mi formación como persona tuvo una gran riqueza espiritual y cultural que se percibe en cada canción que compongo e interpreto. No soy un cantautor casual sino que mis orígenes siempre están presentes, como una forma de mantener una identidad que nunca abandono”.

“No soy un cantautor casual sino que mis orígenes siempre están presentes, como una forma de mantener una identidad que nunca abandono”





EL MÚSICO

“A los 14 años participaba de muchas reuniones que mi hermano organizaba en casa, llenas de amigos guitarreros. Esas juntadas despertaron en mí el interés por la música que terminó convirtiéndose en una pasión inalterable. Otra de mis debilidades es el fútbol, de niño lo jugaba en el barrio, varias horas al día. De haber podido hubiese sido jugador, pero no se dio y es una materia pendiente en mi vida”.

“Mis hermanas tocaban, una el piano, la otra la guitarra, mientras que mi hermano tocaba el bombo. En sí era un productor de acontecimientos caseros, donde el papel preponderante se lo llevaba la música. En ese ambiente me fui formando, incrementando mi interés por el arte de la música y la expresión. Mi universidad fue la calle, las mejores enseñanzas las obtuve allí, donde las materias no se rinden pero se aprueban por el solo hecho de curtirlas”.

“Nino Mancuello, Cayetano Gauna, Gustavo Viñas. Con ellos arranqué a componer mis canciones, en forma natural desde un primer momento. En esas composiciones (música y letra) solía pasar días enteros con ellos, cebando mates, compartiendo mesas y largas sobremesas; se daba en un ambiente natural, nada académico pero con mucha inspiración autodidacta”.



EL AUTOR

“La composición de canciones se fue dando como el resultado de tiempos compartidos con muchos músicos consagrados y que mantenían una marcada filosofía musical”. “Mis canciones son además, un búsqueda constante, basadas en la mirada sobre ciertos temas y en la observación de los mismos. No solo tienen que tener algo para contar sino cómo los voy a contar. Si estamos comprometidos con lo que hacemos no podemos ni debemos entender que la música y lo que transmitimos en ellas sean un mero entretenimiento, creyendo que por eso la gente se va a sentir bien.

Ese concepto logró imponerse a través del marketing que todo lo confunde, persiguiendo solo réditos comerciales. El público se involucra cuando se siente identificado con lo que ve y escucha, percibe que quien está sobre el escenario, está hablando -musicalmente- en el mismo idioma de su cotidianidad. Cuando eso sucede la comunicación cantautor-público, se desarrolla y adquiere otro significado, pues ese momento representa una satisfacción mutua. Ambas partes se identifican”.


EL MENSAJE

“Siempre pienso en la letra y luego busco la melodía. En algunos casos me trajeron melodías. Tuve de buscarle letras. El lenguaje musical es importante, si bien es cierto que ambas van de la mano, el mensaje cobra mayor importancia cuando una se sustenta con la otra”.


EL HACEDOR

“En un determinado momento creamos el Cine Teatro Obrero, funcionaba en un galpón recuperado, pero donde se realizaban todo tipo de expresiones artísticas. Más tarde formamos el Grupo La Ronda, donde nos reuníamos en forma natural, en casa, diversos artistas como plásticos, escritores y músicos. Con ellos programábamos ciclos de charlas, talleres y otras actividades afines: disertaciones de filosofía o presentaciones de libros. Mi casa se constituyó en el centro de reuniones. Como parte de las actividades pintamos murales, luego lo hicimos extensivos a los vecinos y el barrio se fue involucrando hasta tal punto que terminamos haciendo intervenciones artísticas en lugares públicos; teatro callejero, recitales musicales. Hubo momentos que, fieles a nuestro espíritu, las diversas propuestas se volvieron callejeras”.


“En el 2007, el Secretario de Cultura, Teté Romero, nos invitó a un grupo de amigos y a mí, a participar de la gestión y ocupar ciertos espacios para darles vida. Así dirigí Espacio Alternativo, un Centro Cultural, donde se trabajó en todo lo que, hasta ese momento, habíamos hecho por iniciativa propia”.


Coqui Ortíz, hacedor y gestor cultural, proveniente del campo popular, al que lo convocan las acciones que tienen que ver con la gente y sus formas diversas de estar presentes en las distintas manifestaciones culturales. Tareas para las que tuvo el apoyo de María Berrini, su compañera. Es músico por naturaleza. Ha llegado a trabajar en distintas gestiones culturales. Actualmente se le otorgó la responsabilidad de la Dirección de la Casa de la Cultura, por su capacidad organizativa innovadora, esa que es propiedad de quienes siempre tienen presente su origen barrial, no renuncia a esos principios heredados de sus mayores, a los cuales él los agradece y replica.



Fotos Jorge Tello





 
 
 
 

redaccion@eschaco.com | direccion@eschaco.com
0362 - 15413281 / 0362 - 154647631
Copyright ©2013 | www.EsChaco.com
Todos los derechos reservados.